• Contact
  • Connexion

China

Las huelgas y protestas obreras continúan a pesar de la caída de la producción industrial

Las protestas de los trabajadores chinos durante el mes de agosto se
concentraron de nuevo en las zonas costeras industriales de China a pesar de
que el índice de ordenes de compra de las empresas cayó por debajo de 50
por primera vez este año, señalando una caída de la producción industrial.

De las 24 huelgas y protestas registradas en el mapa del China Labour Bulletin
(CLB) en agosto, más de dos tercios (17) han tenido lugar en las fábricas. La
causa principal de estas protestas continuaron siendo los atrasos salariales,
seguida de reivindicaciones de aumento de salarios y las indemnizaciones por
despido.

Hay varios ejemplos de pequeñas fábricas en los deltas de los ríos de la Perla
y Yangtze que han retrasado el pago de los salarios o han cerrado por
completo, dándose a la fuga la dirección de las empresas. En todos estos
casos, los trabajadores salieron a las calles para expresar su ira y exigir el
pago de sus salarios e indemnizaciones.

Varios trabajadores fueron detenidos brevemente por la policía durante tres de
estas protestas. En total, la policía actuó para reprimir 12 de las 24 protestas
registradas el pasado mes de agosto.

Hubo cinco casos de movilizaciones por aumentos salariales en empresas de
propiedad extranjera privada. Por ejemplo, los trabajadores de una fábrica
privada de productos electrónicos en Nanjing protestaron porque su salario no
se correspondía con su carga de trabajo. Y en Wuhan, más de 1.000
trabajadores de una empresa mixta sino-estadounidense de componentes de
automoción organizaron una huelga de dos días exigiendo un aumento de su
sueldo base.

Los despidos empresariales, las reestructuración y las relocalizaciones
permitieron a los trabajadores negociar con la dirección de las empresas
mejores compensación salariales y sociales. A mediados de agosto, cientos de
empleados de Motorola en Nanjing y Beijing se concentraron con pancartas
enfrente de las oficinas de la compañía, exigiendo negociaciones colectivas
con la dirección, a pesar de que esta ya había ofrecido unilateralmente un
paquete mejor que el previsto legalmente. A finales de agosto, las protestas
continuaron en Nanjing ya que los trabajadores de Motorola despedidos en
esta ciudad exigían las mismas facilidades de recontratación que en los lugares
de las otras fábricas de la empresa. Los trabajadores presentaron a la dirección
un nuevo paquete de indemnizaciones para negociar esta semana.

CLB registró cinco protestas colectivas en el sector de la construcción, todas
causadas por atrasos salariales. El monto de los salarios adeudados varió de 1,5 millones a 17 millones de yuanes, y los conflictos laborales afectaron a
plantillas entre 10 y 70 trabajadores. Los trabajadores organizaron sentadas,
manifestaciones, bloqueos y otras acciones colectivas para atraer la atención
del público en lugar de limitarse a presentar sus quejas por escrito ante las
autoridades laborales locales.

Las redes sociales se hicieron eco de un caso de atrasos salariales, después
de que 13 trabajadores infantiles, de edades comprendidas entre los 5 y los 14
años de edad, fueron fotografiados con pancartas exigiendo a la dirección de la
empresa Guangsha Construcción el pago de los atrasos salariales de sus
padres. Una de las pancarta decía "Mi nombre es XX, quiero beber leche. Yo
quiere comer pasteles, ¡pagar a mis padres los salarios que han ganado con
tanto sudor !”.

Funcionarios del gobierno local intervinieron en ocho de los conflictos laborales
de agosto y siete de protestas consiguieron forzar negociaciones con la
dirección. Los hechos parecen indicar que los trabajadores de empresas mixtas
o de empresas extranjeras tienen más probabilidades de ganar concesiones de
la administración de las empresas que aquellos que trabajan en fábricas de
propiedad nacional china. Por ejemplo, un empleado de Motorola estima que
habían ganado al menos 30.000 yuanes más por persona como indemnización
gracias a sus protestas.

Télécharger El texto completo PDF - 419.1 ko

Les opinions exprimées et les arguments avancés dans cet article demeurent l'entière responsabilité de l'auteur-e et ne reflètent pas nécessairement ceux du CETRI.